Vestir A los recién nacidos por lo general no les gusta estar sin ropa, pues al verse privados del abrigo que les da la ropa se sienten desprotegidos. Los bebés prematuros son los más exigentes al momento del cambio

Vestir y las reglas

No existen reglas o consejos masivos en relación  a la ropa de los bebés. Depende más de gustos personales.  Sin embargo, se pueden tomar en cuenta algunas consideraciones prácticas.

Facilidad para poner y sacar

Elige prendas que se abran totalmente por delante o por detrás.  De no ser así, fíjate que la apertura para la cabeza sea lo suficientemente amplia o tenga broches para colocarlo sin problemas

Textura

Conviene evitar aquellas prendas que suelten pelo o tengan adornos pequeños que puedan desprenderse y llegar a la boca o la nariz del bebé.  Es recomendable utilizar prendas de fibras naturales (algodón), que absorben la humedad y no producen irritaciones ni alergia.

Tipo y cantidad de ropa

La ropa debe ser amplia y liviana para permitir libertad de movimiento. No obstante, la ropa interior, como las camisetas y los bodies de algodón, no deben quedar demasiado sueltos.

Dependiendo de la etapa en la que nazca tu bebé será el tipo de ajuar que necesitarás comprarle.  Ten  en cuenta que diariamente necesitarás entre 3 y 4 equipos de ropa para cambiarlo, por lo cual deberías tener una cantidad suficiente de conjuntos como para que el ciclo de lavado-secado-planchado de la ropa dure entre 2 y 3 días.  Estamos hablando que mínimamente necesitarás contar entre 9 y 12 conjuntos de ropa para cambiar a tu pequeño.  Tampoco es conveniente que compres demasiados conjuntos del tamaño inicial de recién nacido, ya que tu bebé crecerá rápidamente y la ropa ya no le quedará.

Accesorios

Los baberos, cuando son muy pequeños y finitos no sirven.  Busca aquellos que sean un poco mas amplios y que tengan una capa de toalla por detrás del algodón ya que de otra forma tu bebé se mojará todo.

Siempre será conveniente tener a la mano unas “babitas” que son unos paños pequeños de algodón que servirán para limpiar la baba y las regurgitaciones de tu bebé.

También te resultarán útiles los pañales de gasa para colocarlo sobre la ropa de la persona que va a cargar al bebé.  Evitará que quien lo carga se manche y que tu bebé se ponga en contacto con la ropa de la persona.

Fuente: bebeencamino