Otitis Media

La otitis media es una inflamación del oído medio y puede producirse en uno o ambos oídos al mismo tiempo.

En general, la otitis media no es grave y normalmente no causa problemas de audición permanentes si se trata adecuadamente. La mayoría de las veces, la otitis media se cura en casa mediante medicación. Si su hijo contrae otitis media con frecuencia o dicha afección no se trata, puede producirse un daño permanente en su audición.

Causas de la otitis media

La otitis media la causa un virus o bacteria que da lugar a una acumulación de fluido detrás del tímpano. Esta afección puede resultar de un resfriado, alergia o una infección respiratoria. La acumulación de fluido en el oído medio durante la otitis media causa dolor de oído, tumefacción y enrojecimiento, que se denomina otitis media aguda, y también impide que el tímpano vibre adecuadamente, lo que suele tener como resultado problemas de audición (temporales).
El fluido que permanece en el oído medio produce otitis media grave o infección del oído medio. Esta afección puede llegar a ser crónica, producir infecciones agudas repetidas veces y, finalmente, causar dificultades de audición. La otitis media también puede producir roturas de tímpano.

Síntomas de la otitis media

Síntomas que deben buscarse en los niños (a menudo combinados):

  • Si se rasca o toca el oído
  • Llanto e irritación
  • Pérdida de audición
  • Fiebre
  • Drenaje del oído

Tratamiento de la otitis media

Si su hijo sufre con frecuencia otitis media (varias veces al año), debe consultarlo con el médico de cabecera.

Puede ser necesaria una operación llamada miringotomía (incisión quirúrgica sin gravedad). Durante la operación el tímpano se abre para extraer el fluido. También es posible instalar un pequeño tubo de ventilación en la incisión. Normalmente, la operación produce inmediatamente una mejora de la audición.

Fuente: www.hear-it.org