Ducha, si hay un lugar que toda la familia visita a diario, ese es el baño. Es imposible pasar un día entero sin entrar allí.

En esta oportunidad quiero detenerme en la ducha, ese lugar tan difícil de mantener limpio si no se sabe cómo hacerlo.

Por eso, y porque me gusta que mi baño se vea impecable, quiero compartir contigo todo lo que hago para que mi ducha esté reluciente usando un elemento que todos tenemos en la cocina: el vinagre.

Ducha, recordar

  1. Las puertas y las cortinas

Las mamparas son difíciles de mantener limpias, pues el jabón y los productos para el cabello, quieras o no terminan por pegarse a su superficie.

Para eliminar estos vestigios, rocía un poco de vinagre puro, espera unos minutos y seca la superficie con un paño que no largue pelusa. Las canaletas por donde se deslizan las puertas también son un depósito seguro de suciedad, humedad y hongos.

Para erradicarlos definitivamente rocíalas con bastante polvo de hornear, deja que descanse unos minutos y finalmente retira todo con un paño.

Para el mantenimiento de la mampara de la ducha mezcla una parte de agua con una de vinagre y pulveriza las puertas de la ducha de vez en cuando.

En lo que respecta a las cortinas, allí se forma moho y hongos si no hay mucha ventilación. La solución es mantener la correcta entrada de aire en el cuarto, estirar los pliegues y lavarla de vez en cuando en la lavadora.

2. Regadera de la ducha

Cuando se junta exceso de sarro en la regadera de la ducha es difícil que puedas obtener un resultado muy satisfactorio porque esto impide el correcto paso del agua y termina por salir un pequeño hilillo que no resuelve absolutamente nada es por eso que hay que tener todo en orden y limpio en todo momento .

 

Fuente:imujer