Bebes, aquí te diremos los beneficios y desventajas que tendrás:

 PRO: A diferencia de otros hermanos que se llevan una mayor distancia de edad, los bebés que crecen con una diferencia de menos de tres años prácticamente no pueden recordar su existencia sin la presencia de su hermanito. Esto no significa que no puedan darse celos entre hermanos ni que se simplifique el proceso de convertirse en hermano mayor, pero creará un lazo muy fuerte entre ambos porque podrán compartirlo prácticamente todo a lo largo de cada etapa del crecimiento. Algo fundamental, sobre todo, a la hora de mantenerles entretenidos una vez pasen los primeros cuatro años: (casi) no tendrás que preocuparte de la manera en que llenan de juegos sus horas juntos.

CONTRA. No tendrás demasiado tiempo para cuidarte durante el embarazo. Al menos no tanto como con el primero: olvídate de los smoothies cargados de vitaminas que preparabas con tanto esmero y los ejercicios premamá cumplidos a rajatabla. Con un bebé que acaba de aprender a correr en casa te resultará mucho más difícil dedicarte tanto tiempo a ti misma. También es fundamental hacer la visita prenatal que recomiendan los ginecólogos, para cerciorarse de que los niveles de calcio y hierro son los adecuados después del primer bebé. No olvides pedir ayuda y delegar tareas si ves que necesitas algo de tiempo off, y lo mismo cuando toque llevar en brazos al mayor una vez empezado el tercer trimestre: recuerda que una buena salud postural en el embarazo es clave para la mamá.

PRO. Aunque que tengas que saltarte alguna clase de yoga prenatal, tener un ‘peque’ que acaba de echar a andar en casa te mantendrá bastante activa, sin tener que preocuparte en exceso por cómo y cuándo hacer tiempo para pasar por el gimnasio.

CONTRA. Prepárate para no tener ocho horas de sueño seguidas en mucho tiempo. No sólo porque el segundo bebé le restará horas de descanso a cada noche durante el período de lactancia, sino porque, al mismo tiempo, tendrás que levantarte por las mañanas para llevar al hermano mayor a la guardería, planificar sus comidas y jugar y leer cuentos entre toma y toma. Cuánto más cerca estén los bebés en edad, más eficientes serán las actividades en casa: baños, cambiar pañales, calentar biberones y potitos.

Bebes seguidos

Disfruta siempre de esta increible experiencia y analiza cual te conviene en todo momento

Fuente: hola